Institucional


La Subsecretaría de Comercio Interior, es la encargada de la fiscalización de las actividades comerciales de manera integral. Es decir, que ejerce los controles que corresponden al comercio interior, de conformidad con lo normado por la Constitución Nacional y la Constitución Provincial, organizando y manteniendo los registros de las actividades económicas del sector privado en el ámbito de la Provincia.
Por lo tanto, en nuestras oficinas se lleva el Registro Permanente de Actividades Comerciales, en el marco del Decreto 887/81, creado con el ánimo de contar con esta información para el conocimiento integral del desarrollo de esta actividad en sus más variados ramos, no solamente para fines estadísticos, sino también para aconsejar las medidas que tiendan a estimular, consolidar, proteger, mejorar e incrementar el comercio en nuestra Provincia.

Dentro de las facultades de esta Subsecretaría, se encuentra la de coordinar el cumplimiento y contralor de las leyes del sector, principalmente las vinculadas a las de Defensa del Consumidor.
En cuanto a este Departamento, específicamente, es nuestra responsabilidad difundir y promover las normativas que involucran los derechos de los ciudadanos en su rol de consumidores.
Las tareas que aquí se desarrollan, están dirigidas principalmente a garantizar que se respeten los derechos que implican acceder al consumo mediante un trato digno y equitativo, sin abusos y haciendo cumplir en la medida de nuestro alcance, las condiciones y garantías de los productos que compramos, los servicios a los que accedemos, etc.
Estos derechos están previstos, entre otras, en las Leyes de Defensa del Consumidor 24.240 y en la Ley 22.802 de Lealtad Comercial, como principales herramientas de defensa, ante las denuncias que podrán acercar los ciudadanos a nuestras oficinas y que serán gestionadas de manera gratuita.
Dentro de límites de injerencia de esta Subsecretaría, se tramitarán las mismas intentando mediar entre las partes, impulsando acuerdos, con la responsabilidad de hacer respetar las leyes que enmarcan nuestro ejercicio, informando a la comunidad, organizando e intercediendo por los derechos de los consumidores, propiciando a su vez una educación sana para el consumo.